martes, 17 de noviembre de 2009

Definicion de terminos V. Economias de intercambio.

Economías de intercambio.

Ellos dicen que cada cosa tiene un precio.
La libertad termina cuando la economía comienza.
Ellos dicen: consigue lo máximo de tu dinero, gana lo que necesitas para vivir. La economía del intercambio ve la vida como un deporte de suma cero entre gangueros, que maniobran para pujar más alto y burlarse unos a otros para ganar control sobre más fragmentos del mundo. Comercio libre, el mercado libre, es una combinación de dos palabras de significado opuesto para dar lugar a un nuevo sentido incongruente, donde la competición sistemática es libre para doblegar a toda la humanidad frente a sus prerrogativas. A la larga nadie es libre de enfocarse hacia ninguna otra cosa.
El pensamiento de la economía del intercambio presupone una unidimensional escala de valores, de acuerdo a la cual cualquier cosa puede ser evaluada: si un aguacate vale un euro, y un coche deportivo vale veinte mil, entonces un coche deportivo tiene el valor de veinte mil aguacates. Pero estas ecuaciones son absurdas. ¿Puedes calcular el valor financiero de la amistad, el valor de intercambio de unos chistes por una comida tiernamente compartida?, ¿el valor comparativo del canto de los pájaros en los árboles contra el valor actual de la madera? Aquellos que pueden medir esas cosas, pierden todo lo que en ellos es bello e irrepetible.
Una vez que reconocemos eso, comprendemos claramente cuan patológicos son los cálculos en cualquier contexto. Como si, en primer lugar, uno pudiera "merecer" vida en toda su complejidad y magnanimidad , dejando de lado buena y mala suerte, el momento de tranquilidad del amanecer, el sabor de las cerezas, la sensación de montar en bicicleta a toda velocidad.... esta simplemente no es la manera en que el mundo funciona, cualquiera que haya vivido y prestado atención sabe, que las mejores y peores cosas que la vida tiene que ofrecer no se pueden ganar. Establecer el valor comercial de mis experiencias y sensaciones, por no decir el comercio, con un ojo en mi propia ventaja, con las vidas reales de la gente a mí alrededor, es arrasar el mundo para mi mismo y cada uno de los que toco.
La maquinaria del intercambio come cualidad y caga cantidad, esclaviza el proceso a despreciables productos, enseña que las necesidades prácticas y los momentos de felicidad y redención espiritual, de igual modo, deben ser ganados. Hay algo en la vieja teología cristiana, de dorada salvación, en los caminos de esos que mantienen valores de cambio hablando de trabajo duro y derechos. Para esa gente, cualquier cosa gratis es sospechosa, como mínimo, nada obtenido sin sacrificio, sin intencambio, vale nada, y el acto de pagar por las cosas, con la compensación que ellos reciben por haber abdicado de sus vidas, es en si misma mas importante que cualquier cosa que puedan comprar.
El regalo, para ellos, es el camino que lleva a un o mismo hacia el infierno del "sin valor ninguno" a los que el vagabundo y el aventurero están asignados, no sin dejar entreveer un pequeño y celoso desprecio.
Para ellos, los humanos no "merecen" felicidad, confort, incluso la existencia en si misma, a menos que paguen por ella con sufrimiento. Nosotras por otro lado, no pensamos ya mas en merecer, preguntamos, en cambio, ¿que puede ser mejor para todas?, y lo dejamos ahí. La venganza no nos interesa, ya que es, solo otra forma de intercambio. No debe sorprendernos que muchos trabajadores vean las cosas de eses modo, si no lo hacen así, deben enfrentar la posibilidad de que hayan estado malgastando sus vidas.
Asimismo, aquellos que rechazarían este sistema de intercambio tienen que afrontar las mismas acusaciones de inutilidad en sus propios cuerpos, cuando descubren que no pueden tener alimentos para comer o un lugar donde descansar a menos que cedan una parte de si mismos para ello.
Una vez que algunas personas en la sociedad empiezan a acaparar y a comerciar para su propio beneficio, todos los que interactúan con ellos tienen que adoptar la misma mezquindad e interés personal para sobrevivir, y los más despiadados acaban inevitablemente en el poder, siendo la generosidad y magnanimidad privadas de derecho.
El mundo necesita ahora una nueva generosidad que pueda defenderse por si misma.
La fuerza, sus relaciones y abusos, estan siempre presentes cuando un intercambio debe ser negociado, donde el dar no es practicado por su propio bien.
Cuando menos libremente doy y recibo, mas duro voy a tener que trabajar para aprovisionarme por mi mismo


Crimethinc. Definition of terms. Exchange Economies

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada